5 rutas en coche por España para disfrutar del invierno y una para escapar de él

Si eres de los que no pueden decir que no a un buen viaje por carretera ni siquiera ante un huracán, este artículo te dará algunas ideas para planificar tus viajes de invierno. Si, por el contrario, encuentras mil excusas para no levantarte del sofá cuando llega el frío invernal, quizá pienses que este artículo no es para ti, pero sigue leyendo, porque no sólo descubrirás cinco increíbles itinerarios invernales, sino que te daremos una pequeña pista por si decides seguir huyendo de él.

Pirineo Aragonés

Si dejamos de lado la idea más inmediata que nos viene a la cabeza cuando pensamos en los Pirineos como destino de viaje invernal, descubriremos que hay vida más allá de las maravillosas pistas de esquí de Baqueira-Beret o GrandValira. Este lugar único esconde infinidad de espectaculares enclaves naturales y decenas de pueblos de montaña congelados (se podría decir) en el tiempo.

Hablamos de viejos glaciares, que resisten estoicamente el paso del tiempo; de lagos de alta montaña, ríos salvajes y valles esculpidos por estas mismas aguas a las montañas que conforman la cordillera. Pero también estamos hablando de pueblos intocados por el paso del tiempo, como Benasque, Cerler, Ainsa… Torla, puerta de entrada al Valle de Ordesa, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO; o Ansó, considerado uno de los pueblos más bonitos de España, que ha sabido conservar el aire medieval en sus calles empedradas y muros de piedra.

Otra parada obligatoria sería el Castillo de Loarre, una de las fortificaciones más sorprendentes de España y una de las mejor conservadas de Europa. Asimismo, para los amantes del patrimonio, aunque en este caso es necesario cruzar la frontera con la comunidad vecina, se recomienda visitar las cercanas iglesias de Sant Serni de Baiasca o Sant Vicenç de Estamariu, que contienen entre sus muros dos de los pocos ejemplos en el ámbito de las pinturas murales románicas conservadas in situ.

Cantabria: mar y montaña

Si eres de los que, además de una buena escapada por la naturaleza, necesitas descansar en un buen hotel y salir a disfrutar de los encantos de la ciudad, Cantabria te espera como destino de invierno.

El Parque Nacional de Cantabria es naturaleza en su más pura definición: paisajes montañosos, con innumerables balcones naturales, acantilados y rutas de senderismo para todos los niveles.

Sin ir muy lejos, puedes incluir en tu itinerario la visita de bellos pueblos costeros, que en invierno tienen un espectacular aire melancólico y grisáceo, como San Vicente de la Barquera, Suances o Comillas. En esta última, también podrá disfrutar de un rico patrimonio arquitectónico: la Villa Quijano, conocida popularmente como El Capricho, diseñada por Antoni Gaudí, o la Villa de los Arzobispos, declarada conjunto histórico-artístico en 1985.

Y por último, la ciudad de Santander, con su variada oferta cultural y de ocio que le permitirá añadir una dosis de cosmopolitismo a su viaje, mientras disfruta de las espectaculares vistas del mar Cantábrico.

Galicia: las Rías Baixas

Ahora te estarás preguntando si es buena idea combinar Galicia e invierno; probablemente te imaginas días grises, lluvia….

Le sorprenderá saber que hay razones muy convincentes para elegir Galicia, y especialmente las Rías Baixas, como destino ideal para su viaje de invierno. La primera es que Galicia está situada en el oeste de la península, por lo que el sol aguanta un poco más en invierno, lo que permite alargar y aprovechar al máximo los días de viaje. Además, la proximidad del océano favorece la moderación de las temperaturas durante todo el año.

El otro es un truco local ligado a su magnífica gastronomía. ¿Sabía que el mejor marisco se obtiene en los meses que se escriben con «R»? Así que ya sabes que puedes disfrutar de ellos desde septiembre hasta abril, incluyendo por supuesto todos los meses de invierno.

Las opciones para su viaje a las Rías Baixas, son ricas y variadas. Puedes visitar las tierras del Albariño y caminar por la costa hasta la ciudad de Pontevedra, que te espera con su casco antiguo totalmente peatonal. Cambados, Vilagarcía, O Grove, A Toxa y por supuesto Sanxenxo y siguiendo la costa de Combarro para llegar a la citada localidad.

Otra opción es recorrer la costa más meridional, disfrutando del mar en estado puro, con paradas en A Guarda y Baiona, donde podrá disfrutar de su casco histórico, declarado de interés histórico-artístico, o de la Fortaleza de Monterreal, un recinto fortificado de origen medieval que alberga en su interior el Parador de Turismo «Conde de Gondomar». Mitad fortaleza medieval, mitad casa solariega gallega, en el entorno quedan las antiguas torres defensivas que formaban parte del castillo.

Continuando por la costa, llegamos a Vigo, donde las posibilidades son infinitas, pero es la ciudad más importante de las Rías Baixas. En la misma ría, pero en el lado opuesto, la península de O Morrazo, con pueblos costeros como Cangas, Moaña o Bueu que se presentan como opciones más tranquilas para hacer un alto en el camino. Los enclaves naturales de esta zona son variados, y recomendamos especialmente la zona de Cabo Home, una cala natural de la ría que cuenta con playas casi vírgenes, caminos paralelos al mar e incluso un antiguo castro; y desde donde se puede disfrutar de una de las vistas más espectaculares de las Islas Cíes, un cierre natural de la ría de Vigo.

Gredos y el Valle del Jerte, no sólo en primavera.

Todo un paraíso interior que respira historia castellana le espera más allá de sus pintorescas huellas primaverales.

Decenas de puertos de montaña a los que prestar atención y otras paradas imprescindibles como Ávila o Plasencia, donde podrá disfrutar de su magnífico casco histórico fortificado.

Desde aquí también se pueden visitar enclaves emblemáticos como el Monasterio de San Lorenzo del Escorial, declarado Patrimonio de la Humanidad, y acercarse a otro punto menos conocido, la Silla de Felipe II, un conjunto de plataformas de granito que servían de trono natural para que el rey admirara la marcha de las obras del monasterio. También es interesante visitar el complejo monástico de Yuste, donde el emperador Carlos V pasó sus últimos días tras abdicar y entregar la corona de su Imperio o Hervás con sus pintorescas calles y su judería.

Los pueblos blancos de Cádiz y Málaga

Porque no sólo son bonitos en verano. Las provincias de Cádiz y Málaga cuentan con numerosos pueblos blancos donde podrá sumergirse en las costumbres andaluzas. Pueblos que conservan el abundante patrimonio histórico, artístico y cultural de las numerosas culturas y civilizaciones que han habitado sus tierras.

Ronda, considerado uno de los municipios más bellos de la provincia de Málaga y conocido internacionalmente por su famoso «Tajo», una barrera geográfica que en el pasado sirvió de defensa natural; Medina-Sidonia, Arcos de la Frontera, El Bosque… son los más conocidos, pero hay otros como Atajate o Benadalid que también tienen un encanto especial.

El recorrido es libre y las combinaciones son infinitas, dependiendo del tiempo que tengas disponible.

La Palma: la isla bonita

Como te decíamos al principio, hay un lugar en España donde se puede disfrutar del buen tiempo en invierno y es, por supuesto, las Islas Canarias.

Si se planifica con antelación, se pueden encontrar vuelos bastante baratos en invierno y basta con alquilar un coche in situ para disfrutar de las maravillas de la isla.

Para este itinerario de invierno, elegimos recorrer la isla de La Palma, la «Isla Bonita» como algunos la conocen. Esta isla de origen volcánico, de 47 kilómetros de largo y 28 de ancho, es perfecta para dar un paseo en coche y disfrutar de sus salvajes paisajes volcánicos, que le harán creer que está en otro planeta.

No puede faltar una ruta de senderismo por los cientos de caminos naturales que ofrece el Parque Natural de la Caldera de Taburiente; pasear por las calles de sus pueblos y aldeas, admirar su arquitectura de estilo colonial o simplemente disfrutar de sus paisajes y rincones de ensueño.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar